De Regeneración al Ahuizotito

Antonio Mora*

 
“Las actividades revolucionarias de los magonistas son el punto de arranque donde hay que colocar los antecedentes contemporáneos de una conciencia socialista de la clase obrera mexicana”.
José Revueltas, Ensayo sobre un proletariado sin cabeza

 
Tomado de: Machetearte, No. 1505, 1-3-2010.

El periódico Regeneración fue el “periódico independiente de combate” fundado en la ciudad de México por el Partido Liberal Mexicano, en 1900. El Ahuizotito fue el órgano de expresión que la Brigada Ricardo Flores Magón, fundada en 1973.

La referencia es algo más que una jocosa anécdota nostálgica, habla de la permanencia del periódico Regeneración como el referente impreso más influyente, importante y significativo entre la izquierda mexicana en todo el Siglo XX.

La Brigada Ricardo Flores Magón de la UNAM, era entonces una organización estudiantil que al cabo de unos años, habría de conformar, junto con otros agrupamientos similares, la corriente de izquierda más relevante en las dos décadas subsecuentes. De hecho, la Brigada RFM tuvo un papel protagónico en la virtual expulsión del entonces Presidente Luis Echeverría Álvarez del auditorio de la Facultad de Medicina, en Ciudad Universitaria, en 1974. “Jóvenes fascistas” -gritaba delirante Echeverría – quien fue llevado por porros de la Facultad de Derecho y por el Partido Comunista Mexicano para inaugurar el ciclo escolar; mientras centenas de estudiantes daban una muestra de dignidad, repudiando al operador de las matanzas de octubre de 1968 y del 10 de junio de 1971, apenas unos años antes. La Izquierda Revolucionaria en la UNAM, había nacido.

La referencia entonces cobra sentido. Desde la aparición del periódico Regeneración del Partido Liberal Mexicano y su reivindicación del anarco-sindicalismo, el pensamiento revolucionario del Magonismo, pasando después por la Liga Leninista Espartaco de José Revueltas con su mítico Proletariado sin cabeza, hasta el modesto Ahuizotito estudiantil y el surgimiento de la izquierda revolucionaria mexicana, existe un hilo conductor ideológico, organizativo y de intencionalidad cultural.

La parábola hasta aquí establecida por el autor, parece estar un poco estirada del material capilar (jalada de los pelos, pues). Posiblemente. Sirva tan sólo, para establecer la tesis del presente ensayo: Regeneración, como el más significativo registro del ideario magonista, se constituyó a lo largo del siglo pasado, como el principal referente intelectual de la izquierda mexicana.

 Regeneración ha permanecido acompañando los esfuerzos organizativos y de construcción intelectual, los momentos de ruptura con el pensamiento ortodoxo y acartonado de la izquierda institucionalizada; ofreciendo un corpus teórico y metodológico a los experimentos de vanguardia de la izquierda mexicana, en su trayecto por construir un camino nacional, pertinente y adecuado a nuestras condiciones históricas.
 
1893 – 1899, antecedentes

 Dos son los periódicos que en la generación de la Reforma constituyeron el sustento del pensamiento liberal: El Siglo XIX y El Monitor Republicano. Son ambos, los antecedentes históricos donde se debe buscar el referente cultural de la prensa magonista.
 Sin embargo, ya con la intervención personal de los hermanos Flores Magón, entonces dirigentes estudiantiles en contra de la reelección del dictador Porfirio Díaz, el antecedente más inmediato a Regeneración, es la aparición de El Demócrata en 1893, mismo que es clausurado el mismo año. En 1899 Juan Sarabia edita un periódico con el mismo nombre, en San Luis Potosí. Esta segunda versión de El Demócrata es cerrada y entonces Sarabia funda El Porvenir.
 
1900 – 1902, nace Regeneración y es fundado el Partido Liberal Mexicano

 Después de seis años de ahorros y privaciones, los hermanos Jesús y Ricardo Flores Magón, junto con Antonio Horcasitas, dan vida a Regeneración, en la ciudad de México. Su lema: “Contra la mala administración de la justicia”. Son dos los acontecimientos en 1900 que habrán de potenciar la futura presencia del periódico: la publicación del manifiesto de Camilo Arriaga “Invitación al Partido Liberal”, y la constitución en septiembre del Club Liberal Ponciano Arriaga en San Luis Potosí.
 Es sin embargo, el 31 de diciembre de 1900 que Regeneración iniciará los grandes cambios en la escena política del país y que habrán de marcar su influencia futura. Aparece la Convocatoria para el Primer Congreso del Partido Liberal Mexicano. Cambia su lema a “Periódico Independiente de Combate”, difunde ampliamente las resoluciones del Club Liberal Ponciano Arriaga, se promueve la formación de nuevos clubes en todo el país y se difunden los resolutivos de éstos:

 “Hoy aparece Regeneración como periódico independiente de combate. Vamos a explicar a nuestros ilustrados lectores la causa que nos ha impulsado a variar su carácter netamente jurídico […] nosotros no nos arredamos ante el indiferentismo político, porque nos alientan sanos ideales, nos confortan firmes convicciones y creemos poseer fuertes energías […] esas razones nos han inducido para cambiar el lema de Regeneración. Ojalá nuestros esfuerzos sean simpáticos al público, que es nuestro juez y cuyo fallo respetuosamente esperaremos” (Regeneración No. 20. 31 de diciembre de 1900).

 El tiraje del periódico aumenta por miles rápidamente, así como su distribución a todo el país, incluso hacia el sur de los EE.UU. Se inicia así, el papel de propagandista y organizador colectivo de Regeneración. Al Congreso constitutivo del Partido Liberal, el 5 de febrero en San Luis Potosí, asisten delegados de 15 entidades federativas, además de representantes de medios impresos.

 En agosto de 1901 el periódico cumple su primer año: “Hoy cumple Regeneración un año de vida, que significa una año de ruda y peligrosa labor encaminada a ilustrar al pueblo […] nunca retrocederemos. Estamos convencidos de que nuestra obra es buena, es digna, es patriótica […]. El Gral. Díaz, si es patriota, debe dimitir. Que renuncie, ya que no puede hacer nada de provecho para la felicidad de la nación. Los buenos liberales debemos unirnos y fortalecernos para educar al pueblo, ya que el dictador Díaz sólo se ha preocupado por permanecer en la presidencia. Eduquemos al pueblo, formemos ciudadanos. Tengamos valor para ello” (Regeneración No. 49. 7 de agosto de 1901).

Ese mismo año, son reprimidas las oficinas de Regeneración, que sigue publicándose clandestinamente en la imprenta de Filomeno Mata. Jesús y Ricardo Flores Magón son encarcelados. Varios Clubes Liberales del interior del país son igualmente reprimidos. La dictadura del presidente Díaz inicia así su feroz embestida en contra de Regeneración, hecho que habrá de marcar prácticamente toda su trayectoria, hasta 1918. Represión, clausuras, cárcel, hostigamiento, asesinatos, exilio; son la respuesta del dictador ante la enorme influencia entre los trabajadores y la población toda, del pensamiento revolucionario y libertario de la noble generación encabezada por Ricardo Flores Magón.

1902 – 1903, El Padre, El Hijo y El Nieto de Ahuizote

 Desde la cárcel en San Luis Potosí, Juan Sarabia, Camilo Arriaga y Librado Rivera, fundan El Demófilo, mismo que es confiscado y desaparecido cinco meses después. Un par de meses antes, Ricardo y Jesús Flores Magón, recién liberados reeditan El Hijo del Ahuizote; son nuevamente encarcelados. Juan Sarabia ya en la ciudad de México, toma la dirección del periódico, en donde habrán de colaborar Antonio Díaz Soto y Gama, Enrique Flores Magón y Librado Rivera, entre otros.

 Un histórico editorial de El Hijo del Ahuizote, “La Constitución ha muerto”, da cuenta de la efervescencia política del período, así como del intenso debate y lucha ideológica en el seno del Partido Liberal, destacándose la radicalidad e intransigencia de Ricardo Flores Magón, en su postura para denunciar a la dictadura de Porfirio Díaz:

 “Doloroso nos es causar al pueblo mexicano la merecida afrenta de lanzar esta frase a la publicidad: “La Constitución ha muerto…” ¿Por qué ocultar más la negra realidad? ¿Por qué ahogar en nuestra garganta, como cobardes cortesanos, el grito de nuestra franca opinión? La Constitución ha muerto, y al enlutar hoy el frontis de nuestras oficinas con esa frase fatídica, protestamos solemnemente contra los asesinos de ella, que como escarnio sangriento al pueblo que han vejado, celebren este día con muestras de regocijo y satisfacción” (Ricardo Flores Magón, El Hijo del Ahuizote. 8 de febrero de 1903).

1904 – 1906, propagandista y organizador colectivo

 1903 y 1904 son años de intensa lucha y esfuerzo organizativo de los Clubes Liberales en todo el país, en contra de la reelección presidencial del dictador Díaz. Entre abril y diciembre de 1903 son reprimidas nuevamente las actividades editoriales, clausurándose en forma definitiva las oficinas de El Hijo del Ahuizote, enviando al exilio a los hermanos Flores Magón, desde donde preparan la segunda época de Regeneración, mismo que reaparece en Saint Luis Missouri y posteriormente trasladado a San Antonio Texas.

 El exilio de Regeneración y con él la dirección política del Partido Liberal, lleva al núcleo magonista a concluir en la necesidad de generar formas organizativas “abiertas” y legales, en forma paralela con formas “secretas” y pasar a la acción “por todos los medios”. De Regeneración emanan ya en forma clara, los lineamientos de la Junta Organizadora que prefiguran ya la futura insurrección armada:

 “Volvemos al combate como siempre hemos vuelto después de cada golpe […] la dictadura se arrancó la careta, desconoció todo respeto, e indicó que estaba decidida a acallar cuanta palabra de verdad surgiera […]. Mientras pudimos trabajar en México allí permanecimos. Pero al fin se nos obligó a salir de México. Tal son los motivos por los que Regeneración, en esta nueva época, ve la luz pública en Estados Unidos. Atacaremos al general Díaz, porque es el primer responsable de las desgracias de los mexicanos” (Regeneración. 5 de noviembre de 1904).
                                                                                    
1907, Acayucan, Cananea y Río Blanco

 Cananea, una pequeña población minera del estado de Sonora, habrá de escenificar la primera experiencia insurreccional conducida por el magonismo. Regeneración es distribuido y su contenido ampliamente discutido entre los mineros y se convierte en el principal elemento de cohesión entre los trabajadores. Los activistas del Partido Liberal establecen relación en los campos mineros aprovechando sus contactos con los núcleos chicanos establecidos al sur de los Estados Unidos, específicamente en Nuevo México y Arizona. Una gran actividad sindical caracterizó este período, en donde destacó el activismo organizativo de Práxedis Guerrero.
 
Una intervención similar tendrá el Partido Liberal en la fábrica textilera de Río Blanco en Orizaba, Veracruz. Nuevamente el papel organizativo del magonismo es determinante. La dictadura de Díaz culmina la revuelta sindical con un baño de sangre:
 “Los crímenes cada día mayores de la dictadura, y la imposibilidad de ser atendidos por medios pacíficos, pues cuantas veces hemos querido ejercitar un derecho, hemos sido atropellados por los tiranos, nos precipitan a la revolución” (Proclama, septiembre de 1906. Este párrafo forma parte de la proclama publicada por los magonistas, que aunque no fue publicada en Regeneración, constituye el primer llamado a la insurrección producido por el Partido Liberal).

 Un año definitorio en la historia de México, 1907 consolida la presencia editorial e insurreccional del magonismo. Nuevamente es reprimida Regeneración, se desata una brutal represión en contra de la Junta Organizadora del Partido Liberal, con motivo de la frustrada insurrección popular de 1906. Fin de la segunda época de Regeneración. Los Flores Magón se exilian, esta vez en Canadá junto con Juan Sarabia.

1907 – 1909, Revolución y Punto Rojo, prensa obrera, insurrecciones y levantamientos del Partido Liberal

 Insurrecciones y levantamientos en diversas regiones del país, particularmente en los estados del norte, encabezados por el Partido Liberal, marcan los rasgos distintivos de este período en el país. La preparación de la ya inminente revolución armada es latente.
 Desde Los Ángeles, California aparece el periódico Revolución, editado por Ricardo Flores Magón, Práxedis Guerrero, Antonio Villareal, Librado Rivera y Manuel Sarabia. Seis meses después son detenidos varios de sus editores y reprimida la imprenta:
 “No vamos los revolucionarios en pos de una quimera: vamos en pos de la realidad. Los pueblos ya no toman las armas para imponer un dios o una religión, los dioses se pudren en los libros sagrados; las religiones se deslíen en las sombras de la indiferencia […]. Vamos hacia la vida, la desigualdad social murió en teoría al morir la metafísica por la rebeldía del pensamiento. Es necesario que muera en la práctica. A este fin encaminan sus esfuerzos todos los hombres libres de la tierra. […]. Si morimos, moriremos como soles: despidiendo luz”(Ricardo Flores Magón, Revolución. julio de 1907).
 En abril de 1908 reaparece Revolución, dirigido entonces por Práxedis Guerrero y editado por Modesto Díaz. En abril es destruida la imprenta. Fin de este periódico.
 Ahora dirigido por Práxedis Guerrero, aparece Punto Rojo en El Paso, Texas, en colaboración con Enrique Flores Magón. En abril de 1910 habrá de ser destruida la imprenta y con ella el final del periódico:
 “¿Por qué, si quieres la libertad, no matas al tirano y evitas de ese modo los horrores de una gran contienda fratricida? Porque no soy enemigo del tirano, he contestado; porque si matara al hombre, dejaría en pie la tiranía, y a ésta es a la que yo combato […]. La tiranía es la resultante lógica de una enfermedad social, cuyo remedio actual es la revolución […].
“Los tiranos no surgen de las naciones por un fenómeno de autogeneración. La revolución es un hecho plenamente consciente, no el espasmo de una bestialidad primitiva. No hay inconsecuencia entre la idea que guía y la acción que se impone” (Práxedis Guerrero, Punto Rojo. 1910).
 
En un histórico artículo, Práxedis Guerrero, plasma buena parte del ideario magonista revolucionario, imprescindible para conocer la explicable radicalidad, impecable razonamiento y coherencia ideológica del Partido Liberal Mexicano. A continuación unas partes del magnífico ensayo:
 “PUNTOS ROJOS […]
. La libertad no se alcanza llevando puesto el freno de la legalidad. Cada libertador ha sido un ilegal; cada progreso de la civilización un atentado contra las leyes consagradas por el conservadurismo.
. Respetad el orden existente, someteos a las leyes que las hacen inviolables para los cobardes, y seréis eternamente esclavos.
. Sembrad una pequeña simiente de rebeldía y determinaréis una cosecha de libertades.
. Proletario, ¿qué es de tu vida que la amas tanto y la metes gustoso en el molino de la explotación?
. La pasividad y la mansedumbre no implican bondad, como la rebeldía no significa salvajismo.
. Para cuando se formalice, exclaman los que tienen el delirio del fracaso; para cuando sea una cosa segura, haré esto y aquello. Y se quedan tan frescos haciendo el papel de críticos, de los que luchan, esperando que los trabajos por alcanzar la libertad se formalicen.
. Son esfuerzos inútiles. Son sacrificios estériles. No os mováis. Quietos, así estáis bien, bípedos amaestrados, que al fin no moriréis de hartos.
. La tiranía es el mejor propagandista de la rebelión; facilita el campo a los organizadores.
. Si os parece que andando no llegáis a la libertad, corred entonces.
. Vivir para ser libres, o morir para dejar de ser esclavos.
. La justicia no se compra ni se pide de limosna; si no existe, se hace.
. Los triunfos morales no bastan para emancipar a un pueblo, como las comidas espirituales no alimentan a ningún cuerpo.
. Por la fisonomía del tirano se saca la filiación del pueblo que le obedece.
. ¿Quién es más responsable: el tirano que oprime al pueblo, o el pueblo que lo produjo?
. La revolución, con todo y sus violencias, acabará con la posibilidad de las guerras.
. Hay muchos impacientes por la libertad; pero ¿cuántos trabajan por acercarla?
. Derechos escritos, nada más escritos, son burlas al pueblo, momificadas en las constituciones.
. Instruir al cerebro es hacer efectivo el golpe del brazo; armar el brazo es dar fuerza a las concepciones del cerebro.
. Una causa no triunfa por su bondad y su justicia, triunfa por el esfuerzo de sus adeptos.
. Es más cuerdo sacrificarlo todo y perecer como una miserable rata para enriquecer a los amos, que arriesgar la vida para alcanzar la libertad y con ella el bienestar cierto ¿No es así, sensatos pasivos?” (Práxedis Guerrero, Punto Rojo. 1910).


1910 – 1911, tercera época de Regeneración, Plan de San Luis, ocupación de Casas Grandes, Chihuahua

 Editado en Los Ángeles, California, Regeneración reaparece, incluyendo ahora una página en inglés. En el inicio del período revolucionario, cuatro meses después de la ocupación de la población de Casas Grandes, Chihuahua, por fuerzas del Partido Liberal Mexicano, y coincidiendo con el inicio de la insurrección nacional maderista de acuerdo con el Plan de San Luis; Regeneración registra en sus páginas los artículos más representativos y memorables de su ideario revolucionario, además de expresar ya entonces una filiación ideológicamente afín con los postulados marxistas de emancipación, que colocan a los trabajadores de la ciudad y del campo en el eje de la insurrección nacional:
 “Aquí estamos. Tres años de trabajos forzados en la prisión han templado mejor nuestro carácter. El dolor es un acicate para los espíritus fuertes. El flagelo no nos somete: nos rebela […]. Aquí estamos, con la antorcha de la revolución en una mano y el Programa del Partido Liberal en la otra, anunciando la guerra ¡No más paz!, es el grito de los valientes, mejor la muerte que esta paz infame. […]. Mexicanos: ¡A la guerra!” (Ricardo Flores Magón. Regeneración. 3 de septiembre de 1910).

 “LOS ILEGALES
El verdadero revolucionario es un ilegal por excelencia. La ley conserva, la revolución renueva. Pretender que la revolución sea hecha dentro de la ley, es una locura, es un contrasentido. El que predica a los trabajadores que dentro de la ley pueda obtenerse la emancipación del proletariado, es un embaucador, porque la ley ordena que no arranquemos de las manos del rico la riqueza que nos ha robado, y la expropiación de la riqueza para el beneficio de todos es la condición sin la cual no puede conquistarse la emancipación humana […]. La ley castra y los castrados no pueden aspirar a ser hombres. Las libertades conquistadas por la especie humana son la obra de los ilegales de todos los tiempos […]. El tirano muere a puñaladas, no con artículos del código. Por eso los revolucionarios tenemos que ser forzosamente ilegales. Tenemos que salirnos del camino trillado de los convencionalismos y abrir nuevas vías. Rebeldía y legalidad son términos que andan a la greña” (Ricardo Flores Magón. Regeneración. 1910).

 “¡A LOS PROLETARIOS¡
Obreros, escuchad: muy pronto quedará rota la infame paz que por más de treinta años hemos sufrido los mexicanos […]. La revolución es inminente: ni el gobierno ni los oposicionistas podrán detenerla […]. Si a la lucha que se aproxima no lleváis la convicción de que los productores de la riqueza social, y de que por ese solo hecho tenéis el derecho no sólo de vivir, sino de gozar de todas las comodidades materiales y de todos los beneficios morales e intelectuales de que ahora se aprovechan exclusivamente vuestros amos” (Ricardo Flores Magón, Regeneración. 3 de septiembre de 1910).

 “LIBERTAD POLÍTICA
Deseamos que los desheredados se penetren bien de lo que es la libertad política y los beneficios que puede reportar a los pueblos. La libertad política da al hombre el derecho de pensar, el derecho de emitir su pensamiento, el derecho de reunirse, el derecho de ejercer el oficio, profesión o industria que le acomode, el derecho de transitar libremente por el territorio nacional y la prerrogativa del derecho a votar y ser votado […]. El derecho de votar se reduce, en tales condiciones, a la tarea de firmar una boleta y llevarla a la casilla, y con ello los trabajadores nada ganan, como no sea el cambiar de amo […]. Lo que el pueblo necesita para gozar de libertades es su emancipación económica, base inconmovible de la verdadera libertad” (Ricardo Flores Magón, Regeneración. 12 de noviembre de 1910).

 “LA REVOLUCIÓN
La revolución va a estallar de un momento a otro. Por fin, después de treinta y cuatro años de vergüenza, va a levantar la cabeza el pueblo mexicano, y por fin, después de la larga noche, va a quedar convertido en ruinas el edificio negro cuya pesadumbre nos ahogaba […]. ¡Adelante, compañeros desheredados! Pronto escucharéis los primeros disparos; pronto lanzarán el grito de rebeldía los oprimidos. Que no haya uno solo que deje de secundar el movimiento, lanzando con toda la fuerza de la convicción este grito supremo: ¡Tierra y Libertad!” (Ricardo Flores Magón, Regeneración. 19 de noviembre de 1910).
                                                                                                                1911 – 1914, Madero, Zapata, La Casa del Obrero Mundial

 A mediados de 1911 el Partido Liberal ocupa la población de Mexicali, Baja California, mientras Madero entra a la ciudad de México y desarma parcialmente a las fuerzas zapatistas. Emiliano Zapata da a conocer el Plan de Ayala.
 A partir del análisis de las condiciones generadas por el estallido de la revolución, los magonistas dan un ajuste político a Regeneración, marcado por una clara filiación comunista en lo referente a la necesidad que la “emancipación de los trabajadores debe ser obra de los trabajadores mismos”. Los magonistas establecen algunos cambios a su Programa en donde llaman a expropiar no sólo la tierra y demás medios de producción, sino las fábricas, los transportes, etc., es decir, los instrumentos de producción para poner la economía en manos de los trabajadores:
 “No, compañeros, no hay que dejar para cuando caiga el tirano, la implantación de los salvadores principios del Partido Liberal […]. Despertad, despertad hermanos desheredados. Vayamos a la revolución, enfrentémonos al despotismo; pero tengamos presente la idea de que hay que tomar la tierra en el presente movimiento, y que el triunfo de este movimiento debe ser la emancipación económica del proletariado” (Ricardo Flores Magón, Regeneración. 28 de enero de 1911).

 “¿QUÉ QUIERE MADERO?
Quiere lo que ha querido siempre: ser presidente de la República, esto es, estar en condiciones de poder aumentar su enorme capital, pues ese individuo es millonario […]. Tal vez no todos están al corriente de que Madero le ha ofrecido al clero no respetar las Leyes de Reforma y dejarlos mangonear como les convenga […]. Mexicanos: abrid bien los ojos. ¿Por qué no quiere Madero que luche el Partido Liberal? Porque el Partido Liberal lucha por los pobres, cuyos intereses son opuestos a los de los ricos” (Ricardo Flores Magón, Regeneración. 25 de febrero de 1911).

 “MANIFIESTO A TODOS LOS TRABAJADORES
El Partido Liberal Mexicano no lucha por derribar al dictador Porfirio Díaz para poner en su lugar a un nuevo dictador […]. Ahora bien: se encuentra igualmente con las armas en la mano otro partido: el Antirreeleccionista, cuyo jefe, Francisco I. Madero, es un millonario que ha visto aumentar su fabulosa fortuna con el sudor de los peones de sus haciendas. Este partido es enemigo del Partido Liberal, porque ve en los liberales un peligro para la supervivencia de la república burguesa que garantiza a los políticos, a los buscadores de empleos, a los ricos, a todos los ambiciosos, a los que quieren vivir a costa del sufrimiento y la esclavitud del proletariado, la continuación de la desigualdad social, la subsistencia del capitalista, la división de la familia humana en dos clases. La de los explotadores y la de los explotados” (Ricardo Flores Magón, Librado Rivera, Anselmo Figueroa, Enrique Flores Magón, Los Ángeles, California. Regeneración. 3 de abril de 1911).
 
“LOS JEFES
No hay que ser masa, no hay que participar de los prejuicios, de los errores, de las costumbres. La masa tiene la firme creencia de que es necesario un jefe o un caudillo que esté a su cabeza, que lo conduzca hacia su destino […]. No hay que ser masa: hay que ser conjunto de individualidades pensantes. Nosotros no nos consideramos como vuestros jefes, sino como vuestros hermanos. No seáis masa, mexicanos, no seáis multitud que arrastra el político o el burgués o el caudillo militar. Pensad cada uno con vuestra cabeza y obrad según lo que vuestro pensamiento os dice. ¡Muera el capital! ¡Muera la autoridad! ¡Viva Tierra y Libertad!” (Ricardo Flores Magón, Regeneración. 15 de junio de 1912).

1914 – 1916, Convención de Aguascalientes, alianza Villa – Zapata
 Francisco I. Madero y Pino Suárez, Presidente y Vicepresidente respectivamente, son asesinados y el usurpador Huerta asume la presidencia, Venustiano Carranza se levanta en el norte del país con el Plan de Guadalupe. Se realiza la Convención de Aguascalientes. Se establece una alianza entre Villa y Zapata, mismos que entran a la ciudad de México.

 “NO QUEREMOS REFORMAS
No hay que conformarse con los repartos de tierra. Hay que tomarlo todo para hacerlo propiedad común, no individual, y para obtener este resultado, los miembros del Partido Liberal Mexicano no solamente luchan en grupos netamente libertarios organizados para la guerra, sino que esparcidos individualmente por todo el país, propagan en campos y pueblos los principios salvadores contenidos en el Manifiesto de 23 de septiembre de 1911, principios que abogan por la desaparición, para siempre, de la autoridad, el capital y el clero […]. Nosotros creemos que es mejor que con reformas ilusorias debemos llevar esta lucha hasta el fin: la emancipación económica, política y social del proletariado” (Ricardo Flores Magón, Regeneración. 13 de junio de 1914).

 “ACCIÓN DIRECTA
El capitalismo ríe cuando el trabajador emplea la boleta electoral para conquistar su libertad económica; pero tiembla cuando el trabajador hace pedazos, indignado, las boletas, que sólo sirven para nombrar parásitos. Ríe el capitalismo ante las masas obreras que votan, porque saben bien que el gobierno es el instrumento de los que poseen bienes materiales y el natural enemigo de los desheredados. Pero su risa se torna en convulsión de terror cuando, perdida la confianza y la fe en el paternalismo de los gobiernos, el trabajador endereza el cuerpo, pisotea la ley, tiene confianza en sus puños y rompe sus cadenas” (Ricardo Flores Magón, Tribuna Roja. 4 de julio de 1914).

 “¡MUERA LA PROPIEDAD INDIVIDUAL!
La paz en México tiene que ser el resultado de la desaparición de la miseria y de la tiranía, hijas legítimas de este mal social: el derecho de propiedad individual […]. Matemos el derecho de propiedad privada, y veremos cómo se revuelca agonizante a nuestros pies la autoridad herida de muerte” (Ricardo Flores Magón, Regeneración. 11 de noviembre de 1914).


1917 – 1918, Cárcel a magonistas, Constitución Política, la revolución traicionada,
Regeneración desaparece en definitiva.
 
El término del llamado “período revolucionario 1910-1917″, significa también la conclusión de Regeneración.
 Al contar con un proyecto viable de acumulación capitalista, los grandes hacendados, los caciques ganaderos y los incipientes empresarios de Coahuila y Sonora, dividen, mediatizan y reprimen la insurrección popular -la primera revolución social del Siglo XX- arrebatándole sus banderas para después obtener un consenso ideológico al incorporarlas constitucionalmente en 1917. “Justicia social” sí, pero garantizando la propiedad privada sobre los medios de producción. La revolución mexicana no sólo fue interrumpida, también fue traicionada.
 
Así se expresó premonitoriamente Ricardo Flores Magón: “La Revolución tiene que efectuarse irremisiblemente pero ¿Eso es todo? ¿No os parece absurdo llegar hasta el sacrificio por el simple capricho de cambiar de amos? Sabedlo una vez más: derramar sangre para llevar al poder a otro bandido que oprima al pueblo, es un crimen” (Regeneración. 3 de septiembre de 1910).

 A principios de 1916 se establece el Congreso Constituyente, Carranza promulga un decreto de pena de muerte contra trabajadores huelguistas, es encarcelado Enrique Flores Magón. Apenas algunos meses después de promulgada la Constitución, Ricardo Flores Magón y Librado Rivera son encarcelados y condenados en los EE.UU. a 20 y 15 años respectivamente. Ricardo Flores Magón no habría de regresar ya a México sino con su muerte, en enero de 1923.

 Antes, entre 1914 y 1916 se da un creciente acercamiento del magonismo con el zapatismo, corriente agraria que aunque Regeneración le atribuía limitaciones en sus banderas “meramente campesinas”, le reconocía una honradez, dignidad y honestidad “fuera de toda discusión”. Admiración y reconocimiento que no tuvo para las fuerzas villistas.
 En los últimos números publicados por Regeneración, éste retoma con frecuencia la situación mundial, asomándose al evidente ascenso de la revolución que en el mundo, destacadamente en Europa y Rusia, ofrecen experiencias y lecciones relevantes dignas para registrarse en la prensa obrera:

 “LA REVOLUCIÓN RUSA
Lenin, el líder ruso, es en estos momentos la figura revolucionaria que brilla más en el caos de las condiciones existentes en todo el mundo […]. La revolución en Rusia no es una revolución nacional sino que es una revolución mundial. Los bolcheviques son los verdaderos internacionalistas. El viejo sistema se derrumba ¡Ánimo! Que nadie flaquee en este momento en que se necesita que todos los que sufrimos los efectos de un sistema que nos aplasta tengamos nuestras mentes preparadas para ver con serenidad lo que se acerca: la desaparición de todo lo que nos hace desgraciados: AUTORIDAD, CAPITAL Y CLERO” (Ricardo Flores Magón, Regeneración No. 262. 16 de marzo de 1918).

 A mediados de marzo de 1918 aparece el último número de Regeneración:
 “MANIFIESTO
El reloj de la historia está próximo a señalar, el instante en que ha de producir la muerte de esta sociedad que agoniza […]. Que cada hombre y cada mujer que amen el ideal anarquista, lo propague con tesón, con terquedad, sin hacer aprecio de burlas, sin medir peligros, sin reparar en consecuencias. Manos a la obra, camaradas y el porvenir será nuestro ideal. ¡Tierra y Libertad!” (Ricardo Flores Magón, Librado Rivera, Los Ángeles, California, Estados Unidos de América. Regeneración No. 262. 16 de marzo de 1918).
 
Epílogo

 Vayan algunas notas finales para destacar diversos ámbitos que vale la pena recuperar del prolongado período de vida del más influyente periódico obrero y de izquierda del Siglo XX.
 Ricardo Flores Magón, originario del estado de Oaxaca, solía calificarse a sí mismo como anarco-comunista, calificación aparentemente incompatible pero que da perfecta cuenta de sus múltiples fuentes de formación: destacados autores anarquistas del siglo XIX, tales como Kropotkin, Proudhon y Bakunin; testimonios llegados a México en forma clandestina del anarco-sindicalismo español; la cuidadosa lectura que hace de Karl Marx. También admiraba profundamente la literatura del ruso Máximo Gorki e incluso llegó a conocer los escritos de Lenin, con quien incluso estableció correspondencia en el último período de su vida. De esta sólida, universal y variada formación intelectual, dará cuenta la evolución editorial de Regeneración.

 La enorme cobertura que alcanzó el periódico, entre los trabajadores y la población en general, no tiene comparación con ningún otro periódico que se haya editado en nuestro país. Para no llenarnos con cifras, basta decir que en forma proporcional a la población existente en la primera década del Siglo XX en México, Regeneración llegó a tener un tiraje que hoy sería equivalente a ¡5 millones de ejemplares!
 Ningún periódico de oposición y de izquierda ha cumplido tan cabalmente la función de propagandista y organizador colectivo como lo cumplió Regeneración. Durante casi dos décadas, se convirtió en la única vía de cohesión ideológica, de herramienta organizativa y de lineamientos políticos de actividad social.

 Regeneración habría de convertirse, años adelante en el paradigma a seguir en la generosa vida de la prensa obrera que se desarrolló en México en los años que van desde la prensa clandestina del PCM en los 40s, hasta la múltiple prensa de izquierda de los 70s. Donde destaca la intencionalidad por contribuir al intenso debate ideológico, como elemento de cohesión organizativo y propagador de lineamientos estratégicos y tácticos; aún en el inicio de los 80s, cuando la izquierda ya combina las formas legales de organización con la prensa clandestina.

 El cumplimiento cabal de emplear a la prensa y el trabajo editorial como retaguardia estratégica desde el exilio, variante que la izquierda utilizaría ampliamente en el período de contrainsurgencia en América Latina.
 Para finalizar, pero no menos importante, destacar la recuperación que Regeneración hace del valor de la palabra escrita, el enorme peso del lenguaje como imprescindible herramienta de comunicación colectiva y testimonio sociológico. Porque como dijo Antonio Gramsci: La verdad es siempre revolucionaria.
 La historia de Regeneración es la historia de la dignidad nacional, de la prensa obrera independiente; la historia del ideario que aún hoy da un soporte ético a la izquierda mexicana.

 Porque como escribió Ricardo Flores Magón en el No. 240 de Regeneración, en 1916:

 “Por todas partes oímos hablar mal de los inquietos. Sin embargo, el progreso humano es obra de los inquietos […] Sin los inquietos, la máquina de vapor, el tranvía eléctrico, el aeroplano, la telegrafía y el submarino continuarían durmiendo en las sombras de la ignorancia amamantada por las religiones. El inquieto rasga las tinieblas de las supersticiones y hace brillar la verdad que ilumina el camino que conduce hacia la Libertad y la Justicia […] sin el pensamiento y sin la acción de los inquietos, la humanidad no tendría Historia”.

Primero fue la palabra… después esa palabra quedó plasmada por escrito. Entonces se regeneró, volvió a nacer. Para acompañar los anhelos de las futuras generaciones.


**************************************************************************************************************


*Antonio Mora, Sociólogo de la UNAM
*Interesados en adquirir el ensayo solicitar documento a la redacción de APIA


Aquí en mi habitación me resguardo de los menos cinco grados centígrados que por acá mantiene vestido de blanco las calles de esta ciudad francófona. Me entero vía internet, entre incrédulo y molesto, que allá en la Ciudad de México recién apareció el primer número del periódico “Regeneración”.
¿Quién se atreve a usurpar el nombre del más importante e influyente periódico independiente y revolucionario del siglo XX en México?… ¡pues sí, quién más!: la patológica personalidad mesiánica de AMLO y su ‘gobierno legítimo’.
Quien conozca lo más elemental de la historia contemporánea de México sabrá que no hay nada más alejado entre sí que el Sr. Obrador con su camarilla de [ex]priístas de clóset, y los hermanos Flores Magón del Partido Liberal Mexicano. Carajo ¿qué falta ya por ver ahora? Que el Sr. Obrador se haga llamar el “Caudillo del sur…este”, el “Centauro de Iztapalapa” o el “Benemérito del D.F.”
Les envió [a la agencia APIA] el ensayo ‘De Regeneración al Ahuizotito’, juzguen vosotros si la congruencia ideológica, la independencia de clase y el claro contenido revolucionario del original Regeneración, tienen alguna semejanza con la mezquina y vergonzante movilización socialdemócrata que pastorea el autor del himno priísta del Estado de Tabasco.
A nombre propio… elevo mi más enérgica protesta por este grosero plagio

La reproducción, circulación o refriteo -total o parcial- del ensayo está expresamente autorizado por su autor, a condición de citar la fuente*

*Antonio Mora, Sociólogo de la UNAM
*Interesados en adquirir el ensayo solicitar documento a la redacción.

Tomado de: Machetearte, No. 1505, 1-3-2010.
Agencia Periodística de Información Alternativa -APIA-