Regeneración, Usurpado

Porque la lucha  emancipatoria  esta  por encima de  toda  ambición  política



  “Abramos bien los ojos, compañeros desheredados. No confiemos a ningún gobierno la solución de nuestros problemas. Los gobiernos son los representantes del capital, y , por lo mismo, tienen que oprimir al proletariado. De una vez por todas, sabedlo: ningún Congreso aprobará el programa del Partido Liberal, porque no seréis, vosotros, los desheredados, los que vayáis a sentaros en los  bancos del Congreso, sino vuestros amos, y vuestros amos tendrán el buen cuidado de no dejaros resollar. Vuestros amos rechazarán indignados el programa liberal del primero de julio de 1906, porque en él se habla de quitarles sus tierras, y las aspiraciones de los proletarios quedarán burladas. A los bancos del Congreso no van los proletarios, sino los burgueses.”
                 
                                  Ricardo Flores Magon “PARA DESPUES DEL TRIUNFO ”

Regeneración, 28 de enero de 1911

Cínicamente, a sabiendas de su incoherencia, el grupo político que jefatura el Sr. López Obrador intenta ahora recuperar en su provecho una tradición histórica de lucha social caracterizada por su profundidad y su claridad ideológica; una corriente  que conserva hoy su integridad y potencialidad regeneradora, cuando prácticamente todas las formaciones político-electorales (incluyendo a dicho grupo) están de sobra desacreditadas por su propia y deleznable conducta. No es otro el propósito esencial que los lleva a perpetrar la usurpación del nombre que llevara el periódico revolucionario editado por la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano. Para colmo, no queda en eso, pues también intentan manipular y confundir el discurso y el contenido de la lucha libertaria, como si ello les pudiera atribuir meritos y atraer contingentes sociales que ya no pueden conseguir de otra manera.


La DESHONESTIDAD política comienza aquí con la deshonestidad histórica pues no haría falta recordarles a estos señores que en nada ocultan sus ambiciones por el poder, que en el corazón de la lucha de los libertarios de ayer y de ahora se encuentra como principio esencial e irrenunciable el rechazo total y absoluto a tales ambiciones y a quienes las abrigan. Tal posición se encuentra fundamentada y explicada con la profundidad y toda la energía necesaria por los propios editores originales de Regeneración y nosotros hoy mas que nunca la suscribimos plenamente.




Es por eso que el proceder de este grupo no puede calificarse mas que como una usurpación, deshonesta y confusora: Pretenden apropiarse ( robarse, diríamos, para ser mas claros ) una tradición de lucha social que contradicen y traicionan con sus actos cotidianos y sus propósitos políticos, mas allá de la retórica vacía con que intentan encubrirse. Buscan engañar y confundir a quienes en efecto alentados por una justa causa se oponen al actual sistema opresivo, para de este modo llevar agua a sus molinos electorales y encaramarse en posiciones y cargos públicos. Cualquiera que haya leído ayer u hoy los artículos de Ricardo o de Práxedis en Regeneración, escritos con un agudo y filoso razonamiento acompañado de incisivos y acres calificativos con los que patearon merecidamente a la ralea de politicastros de entonces, reconocerá que sus palabras se les aplican hoy perfectamente a Uds, señores, y que de nada les valen ahora los subterfugios y excusas en que se amparan, porque no es posible tomar a Regeneración únicamente como ejemplo de periodismo revolucionario: fueron precisamente las ideas y el carácter de los libertarios las que le dieron sustancia y arraigo. Tampoco fueron, para nada, los tibios, indecisos, bienintencionados ( ellos, porque de ustedes lo dudamos mucho ), timoratos liberales y socialdemócratas que se habían allegado a la Junta Organizadora del PLM quienes le imprimieron carácter, reciedumbre y alcance a Regeneración, así que tampoco por ahí pueden buscar pretextos justificadores.


No, señores candidatos a cargos públicos, diputados y ex-diputados, funcionarios, intelectuales, seudo-periodistas a sueldo y politicastros de toda laya, o mejor dicho, miserables señores busca-huesos y aspirantes a parásitos con credencial de congresista: ustedes ya no tienen ninguna reputación que puedan reivindicar valiéndose de esta maniobra. ¿Son acaso personajes de la catadura de un Porfirio Muñoz Ledo, del merecidamente famoso Rene Bejarano, o del propio López Obrador quienes hayan de equipararse con la estatura moral, intelectual y revolucionaria de Ricardo Flores Magon, Librado Rivera y Práxedis G. Guerrero? ¡No nos hagan reír por favor: a esto se le llama no tener vergüenza!


Por nuestra parte estamos obligados a defender las ideas que sostenemos y la historia que representa nuestras raíces de estos ataques confusores y malintencionados, vengan de donde vengan. No se trata sin embargo de salvaguardar la pureza de una doctrina, ni somos propietarios de este o ningún otro titulo o nombre. Subrayamos que sabemos respetar y buscamos entender las diversas formas de lucha que el pueblo intenta seguir para emanciparse. Sin embargo de lo expuesto anteriormente se deduce claramente que aquí la medula consiste en mantener y exigir la indispensable integridad ética en las luchas sociales, esencia de la que, a juzgar por sus acciones y propósitos, carece el mentado grupo usurpador


En consecuencia, los libertarios tenemos que expresar enérgicamente nuestro  repudio al proceder de este grupo, demandándole publica y específicamente, que se retracte a la brevedad. Para empezar haremos todo lo que este en nuestras manos para extender entre las organizaciones populares independientes, sindicatos democráticos, colectivos libertarios y organizaciones sociales una actitud correspondiente, que profundizando en los motivos que ya se expusieron con toda claridad precisamente en el original Regeneración ( a cuya lectura exhortamos una vez mas), conduzca al rechazo de todo apoyo a los  propósitos e intenciones del ya citado grupo. Sobra decir que igualmente repudiables resultan para nosotros las intenciones de los otros grupos o partidos político-electorales. Tales organizaciones constituyen, todas, como muy bien lo tiene concebido la vasta mayoría de la población, poco mas que agencias de colocaciones donde prácticamente no existen personas honradas y con el mas mínimo ideal o sentido ético. Son precisamente ellos y sus congeneres capitalistas como el Sr. Slim, con quien tan bien se arreglan el Sr. Obrador y el Sr. Ebrard, a quienes tenemos que combatir como plagas para emanciparnos del yugo que actualmente nos somete.


Y aun mas allá de este episodio de rechazo al acto usurpador del “presidente legitimo” y su camarilla mafiosa (imaginemos lo que pensaría y lo que escribiría RFM en Regeneración de este “presidentazo”) así como a sus ambiciones mal disimuladas por alcanzar la silla que Ricardo repudió con justas razones; afirmamos que hoy es necesaria, urgente, una intensa y permanente labor de esclarecimiento en todas las capas populares para hacerles reconocer que solo un camino construido con organización, autonomía y autogestivamente, donde salen sobrando lideres y lidercetes mesiánicos y de todo tipo, podrá conducirnos hacia la emancipación a la que aspiramos.




    Grupo Cultural Hijos del Pueblo, Colectivo Pensamientos Ingobernables, Sociedad Cultural In Tlilli-In Tlapalli, Asociacion de Libreros Tlahtokan
Cooperativa Cultura Libre – Periódico Autonomía
Noviembre 2010